CASTILLO DE BUÑOL

 

 

 

 

Castillo de origen señorial sobre macizos rocosos que le sirven de cimiento. Perteneció a la familia Mercader, condes de este pueblo. Fue punto estratégico cuando la invasión francesa y la guerra carlista.

 

Este castillo de Buñol, con los de Macastre y Monroy, los dio Jaime I en 1.238, durante el asedio de Valencia, a Rodrigo de Lizana, quien lo legó todo a la Orden militar del Hospital en 1.241, y en 1.260 pasó a don Pedro Fernández, hijo de doña Berenguela Fernández y del rey don Jaime. Jaime II lo donó a Guillén de Moncada en 1.309; Alfonso IV a su hijo Jaime, conde de Urgel, y por su rebelión se lo confiscó el rey Fernando I de Antequera, que lo donó a don Alvaro de Avila. El rey Alfonso V el Magnánimo, en 1.416, primer año de su reinado, compró este castillo de Buñol a dicho mariscal don Alvaro de Avila y después lo vendió a Berenguer Mercader, alcaide del castillo de Játiva, Felipe III fue quien creó el condado de Buñol.

 

Cuando el compromiso de Caspe y elección de rey de Aragón, al rebelarse el conde de Urgel, su castillo de Buñol se hizo fuerte contra Fernando I de Antequera. Y según las cartas misivas de los jurados de Valencia, fue sitiado por sesenta ballesteros y veinte de a caballo en julio de 1.413 al mando de José Escribá, lugarteniente del gobernador de Valencia, más la artillería del castillo de Sagunto y otras fuerzas particulares. En el mismo mes de julio, después de breves días de sitio, se consumó la rendición del castillo de Buñol, retornando a Valencia las bombardas de artillería y tropas, y el día 1 de agosto los jurados nombraron alcaide y procurador del castillo y hoya de Buñol a Berenguer Mercader.

 

 

.

 

 

ATRÁS