POLOP DE LA MARINA

Retazos históricos, especialmente de su castillo.

 

 

  

   

  Se trata de una pequeña localidad de la provincia de Alicante, de escasos dos mil habitantes, enclavada en la comarca de La Marina, a 9 Km. de Benidorm y Altea.

 

 Para algunos historiadores, su origen  es griego y de esta civilización tomó su nombre. Sabido es que “polis” significa en griego “ciudad”, “pueblo”, y se dice, que su nombre Polop, etimológicamente procede del término griego “Apolopolis” que con el paso del tiempo quedó con la denominación actual.  Otros mantienen, dando por hecho su origen heleno, que su denominación la tomó del dios Apolo, en cuya mitología representa el centro, la belleza.  También Polop está situado en el centro de lo que es un enclave de singular belleza, en el que también existen los cuatro ríos de la mitología, en este caso el Gulapdar, Chirles, Guadalest  y Algar.

 

 La comarca de La Marina es árabe desde el año 755 en que Denia se declaró  independiente del califato de Córdoba, aunque permaneciendo bajo la jurisdicción del  de Damasco.

 

De esta época de dominación musulmana permanecen escasos vestigios. El más singular y construido en esta época es el castillo de Polop. Fue fortaleza disputada entre los guerreros árabes y los caballeros que acompañaban a Don Jaime I en sus conquistas. Se trata de una fortaleza enclavada en la parte alta del tosal o loma, que como accidente geográfico sobresale en aquel lugar,  en cuya ladera sur se ubicaban las pequeñas viviendas de las familias árabes.  Aunque el castillo propiamente dicho, solo era la parte alta del tosal, todo Polop estuvo amurallado, constituyendo en su totalidad una única fortaleza, rodeada de una extensa muralla cuya puerta principal se ubicaba en la actual Calle Sagi Barba. De hecho, esta calle hasta el siglo XIX se denominaba El Portal. Esta configuración permaneció mientras vivieron en Polop los árabes, y fue posteriormente a su expulsión y una vez desaparecido el peligro posterior de los piratas que procedentes del mar se adentraban hacia el interior, cuando se ordenó destruir estas murallas y desmantelar la mayor parte de los castillos de la comarca, como el de Bernia, Callosa y Polop, si bien este último no desapareció totalmente, construyéndose  en su interior una iglesia, más tarde transformada  en cementerio, cuyas ruinas aún permanecen en la actualidad.

 

 Según la leyenda, fue visitado por el Cid Campeador a finales del siglo XI. En la “Historia de España” de Lafuente, se dice lo siguiente: “Desde Elche, donde se hallaba el Cid Campeador, volvió a guerrear por su cuenta y siguiendo la costa, en pocos días rindió la guarnición de Polop, donde se apoderó de una cueva en que había custodiado un tesoro de inmensas riquezas, en dinero y telas preciosas, siguiendo hacia Denia, en cuyas inmediaciones pasó el invierno”.

 

 En la biblioteca de la Real Academia de la Historia, consta el documento más antiguo que refiere la estancia del Cid Campeador en Polop. Se trata de la GESTA RODICIRI CAMPIDOCTI.

 

 Especialmente significativa de esa etapa de dominación árabe es la época de gobierno del cabecilla árabe Alazrach, que debió nacer, según los historiadores entre 1.210 y 1.215, y  que dominó toda la comarca de La Marina, controlando todos los castillos existentes en la misma, especialmente el de Polop.  Es en el castillo de Polop y en Bernia donde organizó su cuartel general y desde donde planeó continuas batallas con los cristianos. El fin del control árabe de toda la comarca de La Marina se produce con la conquista de Denia por parte de las tropas del Rey Jaime I el Conquistador, siendo sometidos todos los cabecillas árabes a los cristianos, a quienes tuvieron que rendir permanente vasallaje, iniciándose un progresivo  declive que culminó con la expulsión y pérdida de todos sus bienes.

 

 Con el Rey Jaime I (1.208-1.276) ve luz el Reino de Valencia desde el preciso momento en que lo incorpora a su corona, tras derrotar en agosto de 1.237 al rey árabe Zaen en la famosa batalla de El Puig, victoria que algunos consideraron milagrosa por el reducido número de las tropas cristianas y donde  el ejército cristiano contó con la inestimable ayuda de las órdenes militares de Calatrava, del Temple y del Hospital. La entrada del Rey Jaime I en Valencia se produjo el 9 de octubre de 1.238, fecha que es conmemorada en la actualidad en toda la Comunidad Valenciana, como día festivo en conmemoración por tan memorable hecho.

 

 Cuando en 1.244 firma Don Jaime con el Infante de Castilla el Tratado de Almizra pasó Polop a la jurisdicción de Valencia.

 

 

Bibliografía: "La Baronía de Polop",  de Joaquín Fuster Pérez.

 

 

ATRÁS