ALTEA

 

 

 

 

Situada al pie de la sierra de Bernia, sobre un montículo, junto a la desembocadura del río Algar, Altea sigue conservando su carácter de pueblo sosegado y tranquilo, de tradición marinera, con un casco antiguo que presenta al viajero en bellas perspectivas y suaves perfiles que invitan a conocerla y sobre la cumbre, la Iglesia Parroquial, con su estilizada torre del campanario y su cúpula cubierta de tejas de cerámica vidriada de azul y blanco que la han convertido en uno de los hitos visuales más singulares de la Costa Blanca. Sus playas y calas de cantos rodados son un indudable atractivo para muchos visitantes que cuentan, además con una amplia oferta cultural y festiva que hacen de ella un claro punto de destino turístico.
 
Una bonita forma de conocer Altea es dejar el coche de lado y realizar un paseo a pie por su casco viejo. De esta manera se podrá tomar contacto directo con el lugar, con la forma de ser de sus habitantes, su cultura y tradiciones. Al entrar en Altea por la carretera N-332, bien desde Benidorm o desde Calpe, ésta vía pasa a denominarse Carrer la Mar y Conde de Altea, separadas ambas por la Plaza del Convento. Desde esta plaza iniciaremos la ascensión al casco antiguo, siguiendo la Cuesta Pont de Montcau o la Costera del Mestre de la Música. Después nos perderemos por un laberinto de calles empedradas y escalonadas, con reminiscencias medievales, que nos invitan a contemplar detenidamente cada uno de sus rincones.

 

Será un recorrido amplio que dará a conocer un gran número de talleres artesanales, tiendas y restaurantes que ocupan la planta baja de las casas y concluirá en la plaza de la Iglesia de la Virgen del Consuelo, con su torre y la cúpula de tejas vidriadas. Esta recoleta plaza adquiere un especial atractivo tanto en Semana Santa como en los meses de verano, al reunirse en ella un interesante y colorista mercadillo de artesanía donde podrá encontrar los objetos y artículos artesanos más variados. Desde uno de los lados de la plaza, un extraordinario mirador nos mostrará la magnifica vista de la bahía de Altea.

 

Después de haber hecho un alto en el camino, descenderemos por cualquiera de las calles de nuestro anterior recorrido y nos llevarán junto al mar, al Carrer Sant Pere y el Passeig del Mediterrani, que ofrecen la cara más cosmopolita y moderna de la ciudad. Un paseo junto al mar en una soleada mañana de invierno o en la tibia tarde de un día de otoño, conforta como las más agradables de las sensaciones.

 

 

 

 

COSTUMBRES:

 

Las manifestaciones culturales y festivas abundan en Altea y cada una de ellas adquiere amplias formas de expresión, con gran arraigo popular. Dependiendo del calendario litúrgico. Altea celebra las alegres y mundanas fiestas del carnaval en los meses de febrero o marzo, y la Semana Santa, que es otra de las manifestaciones culturales religiosas de más raigambre entre la población, entre los meses de marzo y abril.

En la Olla de Altea, separada del casco urbano por la desembocadura del río Algar, por San Lorenzo, 12-14 de agosto, se celebra una de las manifestaciones pirotécnicas, tanto terrestres como marítimas, más renombradas internacionalmente, y que se conoce como el Castell de L´Olla.

 

Por San Juan, el 24 de junio, en el Barrio del Fornet en el pueblo antiguo, se hace la plantá de l´abré, fiesta en la que los solteros plantan un árbol siguiendo una antigua tradición. Pero es la última semana de septiembre y en honor del Santísimo Cristo del Sagrario y a San Blas, patrón de la villa, cuando Altea celebra sus fiestas mayores con los tradicionales moros y cristianos. Del 24 al 27 de este mes la ciudad será un puro bullicio en el que se desarrollarán las ya tradicionales ´Entradas´, o desfiles de los bandos moros y cristianos, así como las embajadas y alardos, que llenan el ambiente de música y olor a pólvora. Altea festeja San Pedro y la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, el 16 de junio, en este día tiene lugar una bella procesión marinera en la que la imagen de la virgen es trasladada en barca por la bahía de Altea.

 

Las partidas tienen también sus fiestas. Así, y siguiendo un orden cronológico, Altea la Vella, del 20 de enero al 5 de febrero celebra las fiestas mayores en honor al Santísimo Cristo de la Salud con verbenas populares, procesión, etc. Los días 11 y 12 de junio, festividad de San Antonio, en la partida de Cap Blanc, tiene lugar la fiesta dels fadrins o solteros y por San Jaime, y en Altea la Vella, con motivo de Santa Ana, hay una romería con procesión y verbenas. En la partida de l´Horta es por San Roque los días 6,7 y 8 de agosto, se planta el árbol y se hace degustación de la gastronomía local. En la partida Cascall hay una procesión en honor de Santa Bárbara los días 3 y 4 de diciembre y el día 8 en Altea la Vella por la Purísima.

 

Gastronomía:

El gran número y variedad de restaurantes que hay en Altea hace que las posibilidades de poder degustar los platos típicos de la cocina alteana, basados en los productos del mar y de la huerta, sean muy amplias. De entre ellos destacan dos de los más característicos y suculentos: el arroz a banda o el caldero, hechos con el caldo del pescado. Del primero solo se sirve el arroz, acompañado de all i oli, mientras que el segundo se sirve primero el arroz y después el pescado. El arroz al horno, con carne de pollo, costillas de cerdo, embutidos, patatas y garbanzos, o el arroz empedrat, con habichuelas y bacalao, son también platos de la cocina tradicional. El marisco y el pescado constituyen elementos importantes de la tradición culinaria de Altea.

 

Datos y teléfonos de interés:

 

 

 

 

Tfno. Ayuntamiento:  965841300/1404

C.P.:

Distancia a la capital:  50 Km.

Distancia a Valencia:  120 Km.

Habitantes:  13.559

Altitud: