LOS RÍOS

 

Aulencia

Cofio

Guadarrama

Henares

Jarama

Lozoya

Manzanares

Perales

Tajuña

 

 

La Comunidad Autónoma de Madrid, se sitúa en el centro de España, en una amplia meseta, entre las latitudes de 39º 15'48'' y 41º7'46'' y las longitudes de 0º35'15'' este y 0º55'22'' oeste, meridiano de Madrid. Su relieve se resuelve en dos grandes unidades conformadas por un amplio sector montañoso y la depresión del Tajo. Así, el primero ocupa una extensa franja de dirección NO-SE que, dentro de la Cordillera Central abarca la Sierra de Guadarrama con su continuación en los montes Carpetanos por el NE y en las estribaciones orientales de la sierra de Malagón, en el ángulo noroccidental.

 

Estas unidades, además de por otras características, se pueden diferenciar por su altitud. Entre 201 y 1000 metros se encuentran 6.250 kilómetros cuadrados que corresponden a la depresión del Tajo, mientras que los 1.745 kilómetros cuadrados restantes, situados por encima de los 1.000 metros de altitud forman tierras montañosas. Espacios pertenecientes a la Cordillera Central, lugar donde 325 kilómetros cuadrados corresponden a zonas situadas por encima de los 2.000 metros, siendo la cumbre de Peñalara, el punto culminante de la Comunidad a, nada menos, que 2.428 metros de altitud.

 

MARCADOS POR EL TAJO

 

Los ríos de la Comunidad de Madrid pertenecen a la Cuenca Hidrográfica del Tajo. Río que recorre en dirección Este-Oeste el límite meridional de la provincia recibiendo en las proximidades de Aranjuez al Jarama. Es el Jarama el que concentra las aguas de gran parte del sector oriental del sistema central, sino también de la Comunidad de Madrid. Sólo en la parte occidental de la Comunidad de Madrid, el Guadarrama y el Alberche son afluentes directos del Tajo, correspondiendo el resto al Jarama.

 

Cuando el Jarama entra en el Tajo lleva consigo aguas del Lozoya, Guadalix y Manzanares, que tienen su origen en la Comunidad de Madrid. El Henares y el Tajuña, por su parte, nacen en Guadalajara.

 

Al entrar por tierras de Madrid, e valle del Tajo inicia su disposición de forma disimétrica. Y así, mientras la margen derecha al norte presenta una suave cuesta, a la izquierda la orilla la forman los altos escarpes yesosos del borde de la Mesa de Ocaña. La depresión del Tajo constituye la segunda unidad de relieve de la Comunidad de Madrid. Es una gran fosa que se formó durante la era terciaria como compensación a la elevación de la cordillera central. Los materiales sedimentarios que la constituyen sobrepasan, precisamente en la Comunidad de Madrid, el millar de metros de espesor. El relleno comporta series relativamente monótonas, principalmente neogenas y terrenos cuaternarios localizados en los márgenes de los principales ríos. Materiales que afloran, principalmente, en el fondo de las fosas del Lozoya y Guadalix-Redueña; jalona en el norte del Cerro de San Pedro y se extiende en el contacto con los macizos antiguos entre los ríos Perales y Aulencia, y al Este de Colmenar Viejo en dirección a Torrelaguna.

 

El Tajo presenta un mínimo acusado en invierno, en Enero, un máximo en Abril y un mínimo principal en verano, régimen que se ve acentuado tras su confluencia con el Jarama, que duplica su caudal al aportarle éste más de cincuenta metros cúbicos por segundo. Cuando el Jarama entra en el Tajo lleva consigo aguas del Lozoya, Guadalix y Manzanares, que tienen su origen en la Comunidad de Madrid. El Henares y el Tajuña, por su parte, nacen en Guadalajara.

 

LOS RÍOS

 

El Jarama nace en la escorrentias del Pico de Las Tres Provincias a 2.63 metros de altitud y vierte sus aguas en el Tajo, cerca de Aranjuez, tras un recorrido de 190 kilómetros, casi todos ellos en la provincia de Madrid. Iniciado su curso, el Jarama engruesa rápidamente su caudal por las aportaciones de sus afluentes Horcajo, Ermito (o Hermito) y Berbellido procedentes de la sierra de Ayllón. En este primer tramo, desde su nacimiento hasta el pueblo de La Hiruela, forma el límite entre las provincias de Madrid y Guadalajara, siendo un bello río de montaña el cual se abre difícilmente paso entre las estribaciones montañosas. Después de recibir las aguas de su afluente el Berbellido, penetra en la provincia de Guadalajara, siguiendo la dirección Oeste/Este, sobre Terrenos Pizarrosos y en sus márgenes se ven bellos pueblos de montaña, tales como Colmenar de la Sierra o Matallana. En las cercanías de ésta localidad, tributa el Jaramilla, procedente de Peña Tiñosa, formando ambos el embalse de Matallana.Desde aquí inflexiona hacia el sur para recorrer la angosta fosa y ser nuevamente represado en El Vado. Cerca de Retiendas abandona la alineación montañosa para entrar en la meseta y dirigirse al Suroeste, paralelamente a la alineación montañosa de la Sierra de Guadarrama. Llegado a Uceda recibe al Lozoya, sirviendo desde este punto, en algunos tramos, como nuevo límite de las provincia de Madrid y Guadalajara. El perfil va suavizándose y discurre por un amplio valle que se agranda a medida que avanza. En su recorrido de 190 kilómetros de régimen pluvionival, recibe por la derecha, los ríos Lozoya, Guadalix y Manzanares y los arroyos Vallosera, Palancar, Concha, Hoces, Reduvia, San Vicente, Morenillo, Viñuelas, Quiñones, Vega, Valdebeba y Cañada. Por la izquierda hace lo propio con los ríos Berbellido y Jaramilla y con los arroyos Soto, Venta, Lugar, Conrayado, Matarrubia, Pajar, San Benito, Valdejudios, Galga, Valtoron, Peaque, Cerrada, Quemadas y Anchuelo. Su curso está regulado por los embalses de El Vado (Campillo de Ranas) y Valdentales (Uceda).

 

Conocido en su origen como río de La Angostura, el Lozoya tiene su nacimiento en las escorrentias de la tercera Guadarramilla (Bola del Mundo), recibe aportaciones por su izquierda del río Peñalara que atraviesa las antiguas morrenas del glaciar de Peñalara, el río se dirige hacia el Este por la fosa tectónica comprendida entre la sierra de la Cuerda Larga al Sur y Montes Carpetanos al Norte, por tierras de labor y bosques de pinos, fresnos, álamos, etc. A la altura de Lozoya, sus aguas son contenidas en el embalse deLa Pinilla y más abajo, en los de Rioquillo, Puentes Viejas y El Villar. En el primero se le incorpora el río Grande de Horcajo, procedente de Somosierra. A partir del embalse del Atazar, en el que se le incorpora por la izquierda el río de La Puebla y el patano de El Pontón de la Oliva, tributando poco después en el Jarama al norte de Uceda.

 

 Las primeras aguas del río Manzanares tienen su origen en la vertiente este de la tercera Guadarramilla (2.257 metros) (Bola del Mundo), a la altura del Ventisquero de la Condesa (2.200 metros). Cerca de este paraje, junto a la margen izquierda de las fuentes del río, se pueden observas las ruinas del antiguo casetón de la R.S.E.Alpinismo Peñalara, que sirvió de refugio a montañeros y esquiadores durante bastantes años. Su recorrido se inicia en dirección noroeste-sureste, sobre un cauce estrecho y superficial, bellamente encajonado entre abruptas laderas constituidas por abundantes canchos de grandes proporciones. En el tramo comprendido entre su nacimiento y la desembocadura de su primer afluente, el arroyo de Valdeartín, discurre el río sobre un fondo de pequeños guijarros y con alguna vegetación acuática, siendo sus aguas limpias, transparentes y de rápida corriente.

 

Toma a continuación dirección este, recibiendo por su izquierda las aguas del arroyo Simón de Los Chorros, a 1.300 metros, que a su vez recibe las aguas del arroyo de La Mata. Pasado el primero se dirige al sur donde deposita sus aguas del arroyo de Los Hoyos de la Sierra (1.200 m.), llamado antiguamente el arroyo del Cuervo. Las aguas de este arroyo también recogen las provenientes de los arroyos de La Covacha y El Chivato y éste último, a su vez, del de La Peña. Por la derecha toma las aguas La Garganta.

 

Continúa el Manzanares hacia el sureste, tributándole por la izquierda el arroyo de La Majadilla, que a su vez, recibe las aguas de los arroyos de Los poyos y de La Dehesilla para, a continuación, entrar en el singular paraje conocido como Garganta Camorza, donde el Manzanares vuelve a encajonarse entre multitud de canchos graníticos formando un espacio de notable encanto. Sigue su curso rumbo al este hasta alcanzar el paraje del Tranco donde toma dirección sur. A la derecha deja la ermita de la Peña Sacra y alcanza el Molino de Manzanares. Entra en Manzanares El Real, al sureste y a los pocos metros forma en Embalse de Santillana. Pasado Madrid, el río describe un amplio arco hacia el este para tributar en el Jarama, tras un recorrido e ochenta kilómetros.

 

El Henares nace en la vertiente suroeste de la Sierra Ministra, a unos 3,5 kilómetros del pueblo de Horna (Guadalajara), a 1.800 metros de altitud. Este río surge en forma de varios manaderos llamados "Fuentes del Henares" en el paraje indicado que señala un hito o mojón conmemorativo instalado en el año 1877 por la dirección del Instituto Geográfico Nacional durante el reinado de Alfonso XIII. En sus tramos superior y medio en la provincia de Guadalajara discurre en dirección noroeste, suroeste, por un amplio valle excavado entre formaciones de margas del micceno, aunque en algunas zonas la erosión fluvial ha puesto al descubierto formaciones calizas y areniscas. La ribera derecha del río, en terreno más suave y regular por la izquierda, se encuentra cubierta de una serie de terrazas escalonadas sobre las que se asientan cultivos de cereales y vid y pequeñas huertas de regadío, alimentadas por una red de canales, entre los que figuran los de Baides y Henares. Entre los afluentes de esta orilla del río, que riegan la vertiente sur, de la Cordillera Central, sobresalen los ríos Salado, Cañamares, Bornoba y Sorbe. En la vertiente izquierda, los integrantes de la red subsidiaria del Henares son de trayecto más corto y gran pendiente y cauce profundo, encajado en los páramos alcarreños. Los más importantes son el Dulce y Badiel. Antes de iniciar su tramo inferior, el río cruza el municipio de Guadalajara; posteriormente discurre por la provincia de Madrid y atraviesa Alcalá de Henares y San Fernando de Henares, cuyos topónimos derivan de este hidromino, donde desemboca en la margen izquierda del río Jarama, a 550 metros de altitud, tras 160 kilómetros de curso. Desde la antiguedad, el valle del Henares ha sido utilizado por diversas culturas, como el principal paso natural, entre las depresiones del Tajo y del Ebro.

 

El Tajuña tiene sus primeras fuentes en terrenos mesozoicos, en Maranchón (Guadalajara). Cruza esta provincia de Castilla-La Mancha encajonado en dirección noroeste-suroeste. A medida que penetra en la Comunidad de Madrid se va apreciando un ligero ensanchamiento de su valle, pero no es hasta alcanzar la localidad de Morata de Tajuña, donde alcanza el kilómetro de anchura , el río, cuya superficie casi se triplica cuando desemboca en el Jarama. Forma una amplia vega por la que divaga. Se une a este último más abajo de Titulcia. Su cauce, ancho y plano, va formando en sus riberas, unas amplias vegas.

 

En la confluencia de los arroyos Valle, Miraflores y Endrinal, nace el Guadalix. En su primer tramo discurre en dirección oestocalizan los embalses de Granjilla I y Granjilla II y el de Valmayor, en la confluencia del río con el arroyo Ladrón. Es afluente del río Guadarrama por su margen derecha.

 

 El Perales es afluente del Alberche por la izquierda. Tiene su nacimiento en la vertiente oriental de Las Machotas, a 1.105 metros de altitud. Deja a su derecha el municipio de Perales de Milla y a su izquierda Aldea del Fresno. Discurre en dirección noroeste-suroeste, sirviendo en parte de límite natural, con la comarca de la Sierra de Madrid. Tiene una longitud de unos 35 kilómetros. Afluyen al Perales por la izquierda los arroyos Quijorna, Palomero y Grande. Por la derecha, el Pradejón y de La Yunta, con su tributario el Colmenar. En torno a su cauce se suceden de forma de abanico, niveles de terrazas escalonadas.

 

 Otros ríos que no se unen al Tajo en la provincia de Madrid, pero que discurren por el territorio de la Comunidad son:

El río Guadarrama, que nace en las estribaciones delo sur de la Sierra de Guadarrama de la confluencia de los ríos de La Venta y de los Puentes, que se originan en las laderas de Siete Picos (2.138 m.) y se unen en el término de Cercedilla. En su primer tramo discurre en dirección norte-sur, a través de los municipios de Los Molinos y Guadarrama, de donde toma el nombre. Pero al sur de Guadarrama desvía su sentido hacia el este y, después de recibir por la derecha la aportación de los arroyos Guatel Primero, Guatel Segundo y Loco y, por la izquierda, los de Labajos, Linos y La Poveda, fluye sobre una superficie de erosión que aparece inclinada hacia el suroeste, riega Collado-Villalba. Aguas abajo se regula por el embalse de las Nieves. Su caudal se ve incrementado por el arroyo de Peregrinos, que desciende de la sierra de Hoyo de Manzanares. Después de 4 kilómetros a la salida del embalse, recobra el sentido norte-sur, que no abandona hasta su desembocadura en el Tajo. En su curso medio atraviesa Galapagar, Las Rozas, Móstoles y Navalcarnero, donde toma por la derecha las aguas del arroyo de la Fuente Juncal y sirve de límite natural entre este último y Majadahonda al este y, Villanueva de la Cañada al oeste, además de entre Boadilla del Monte y Brunete. Abandona la provincia de Madrid por medio del municipio de Batres y penetra en la provincia de Toledo, donde baña los términos de Carranque y el viso de San Juan; vuelve a hacer frontera natural entre Palomeque y el segundo término y entre Lominchar y Chozas de Canales. Desemboca en el Tajo.

 

El ángulo suroeste de la Comunidad de Madrid, está cruzado por el río Alberche, río procedente de Avila, en Castilla y León y entra en la Comunidad de Madrid en dirección Suroeste, al norte de San Martín de Valdeiglesias. Al llegar a Aldea del Fresno, el Alberche se va divagando por el límite oriental de la sierra de Gredos. Efectúa una profunda inflexión y toma dirección suroeste, saliendo de la Comunidad de Madrid y entrando en Castilla-La Mancha. Al entrar en territorio madrileño, toma las aguas del río Cofio. Este nace a 1.722 metros de altitud en el término de Peguerinos (Avila). Desde su curso alto adopta una dirección norte/sur, que no abandona hasta su desembocadura, a pesar de los continuos meandros que traza, siguiendo la topografía del territorio. Penetra en la provincia de Madrid por el término de Santa María de la Alameda, a partir del cual amplía su valle que se abre hacia el sur, bordeando los altos de Peguerinos, en su margen izquierda. Al sur del término de Santa María de la Alameda, donde sirve de límite natural con el de Las Navas del Marqués (Avila), traza un arco de noventa grados y adopta rumbo oeste-este, que abandona tras recibir por la izquierda el río de La Aceña. Sirve de límite natural de los términos de Santa María de la Alameda y  Robledo de Chavela con el de Valdemaqueda, al sur. En su curso bajo limita los términos de Valdemaqueda, Robledos de Chavela y Navas del Rey en la provincia de Madrid; los de Hoyos de Pinares y Cebreros, en Avila, recibiendo también en este tramo las aguas del arroyo de la Hoz, del río Beceas, el colector del Sotillo y de La Puebla.